Salud y Bienestar

Almacenando los “Meal Prep”

Haz tomado la gran decisión de llevar comida al trabajo o de cocinar para toda la semana y almacenar los alimentos, ese tan aclamado “Meal Prep”.

Qué es el Meal Prep (Parte #1)

En realidad tengo que felicitarte, porque esto hará un gran cambio en tu bolsillo, pero también en tu salud y la de tu familia. Y para que continúes disfrutando de esta gran forma de preparar los alimentos es necesario que conozcas los aspectos básicos para manejar estos alimentos de forma segura y evitar que tú o tu familia pueda enfermarse al consumir alimentos contaminados.

Luego de cocinar:

Refrigera o congela inmediatamente los alimentos.

Debes colocar los alimentos que requieren refrigeración en el refrigerador tan pronto como termines de prepararlos. Esto aplica a ensaladas, yogurt, frutas, queso… Sigue la “regla de las dos horas” para los alimentos que han sido cocinados. No permitas que carne, aves, mariscos, huevos, productos lácteos u otros alimentos que requieran refrigeración permanezcan a temperatura ambiente por más de dos horas (y una hora si la temperatura del lugar es mayor de 90° F). Esto también se aplica a alimentos como sobras y alimentos para llevar. Además, al almacenar alimentos, no puedes llenar el refrigerador o congelador de modo que queden tan apretado que no pueda circular aire.

Verifica la temperatura de tu nevera.

Tu nevera debe estar a 40°F o menos y la temperatura del congelador (frezzer) debe ser 0° F o menos. Verifica periódicamente las temperaturas. Si tu nevera no cuenta con termómetro compra uno, generalmente son muy económicos.

Duración

La duración de cada alimento dependerá de muchos factores por ejemplo; tiempo que estuvo fuera de la nevera después de cocinarse, temperatura de la nevera, circulación del aire en la nevera y envase en que se almaceno. Por lo general si preparas tus recetas de forma inocua y no te saltas ninguna regla de inocuidad, pueden durar de 3 a 5 días, dependiendo del alimento. Para irte a la segura o si deseas que dure más tiempo debes congelar.

Alerta a los alimentos dañados.

Debes desechar cualquier alimento que se vea o huela sospechoso. El moho es una señal de descomposición y puede desarrollarse en condiciones de refrigeración. El moho no es una amenaza principal para la salud, pero puede hacer que los alimentos sean poco apetecibles. La práctica más segura es desechar los alimentos que tengan moho. 

Ten en cuenta que la comida puede enfermarte gravemente incluso cuando no se ve, huele o sabe mal.

Esto se debe a que las enfermedades transmitidas por los alimentos son causadas por bacterias patógenas, que son diferentes de las bacterias de descomposición que hacen que los alimentos “se pongan malos”. Muchos organismos patógenos están presentes en la carne cruda o poco cocida, las aves de corral, los mariscos, la leche y los huevos, agua sucia, frutas y vegetales. Estos no puedes verlos o olerlos. Mantener los alimentos adecuadamente refrigerados disminuye el crecimiento de las bacterias.

Mantén tu nevera limpia.

Esto ayuda a reducir la proliferación de la bacteria Listeria. Limpia cualquier derrame en el momento, así evita que los goteos sangre de la carne pueda contaminar otros alimentos.

Mantén cubierto los alimentos.

Almacena los alimentos refrigerados en recipientes cubiertos, envases seguros como escudillas (bowls) ya sean de cristal o plástico o bolsas de almacenamiento selladas. Nunca en envases de Foam.

Opta por congelar los alimentos que usaras en un periodo mayor a 5 días.

Ten en cuenta que los alimentos que se congelan a 0° F, su calidad disminuirá mientras más permanezcan en el congeladorSu textura, sabor, aroma, jugosidad y color pueden verse afectados. Se debe almacenar las sobras en recipientes herméticos.

El congelamiento no reduce los nutrientes, esto es un mito. Hay pocos cambios en el valor proteico de los alimentos durante el congelamiento.

La quemadura por congelamiento no significa que los alimentos no sean seguros. La quemadura por congelamiento es un asunto de la calidad de los alimentos, no de su seguridad. Esto pasa cuando no se almacenan en empaques adecuados, provocando manchas secas en los alimentos y cambiando su sabor.

Pendiente a la temperatura Aunque no lo creas es sumamente necesario tener un termómetro, te ayudara a mantener los alimentos seguros, duraran más tiempo y serán seguros para el consumo. Coloca uno en el refrigerador y uno en su congelador, en la parte delantera o en una ubicación que sea fácil de leer. Verifica regularmente la temperatura (al menos una vez a la semana).  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *